EFAD

VIillarreal CF: La solidez de un proyecto

9 mayo, 2014

El día que por fin el Villarreal CF certificó su vuelta a las competiciones europeas conviene hacer una reflexión en relación a los motivos por los que ha conseguido tal éxito en su vuelta a la Liga BBVA, porque como dijo su entrenador Marcelino García Toral “…venir de Segunda, después de haber sufrido mucho, y lograr la séptima plaza… que permite estar en Europa la próxima temporada es un sueño hecho realidad para todos”.

En menos de un año, el equipo amarillo ha pasado de pelear por el ascenso de categoría (no sin muchos sobresaltos) a conseguir plaza para la Europa League de la próxima temporada. No se cumple ni tan siquiera un año desde la victoria en el Ministadi del FC Barcelona frente a su filial por 0-3.

Sin duda alguna, este hecho sería impensable y de difícil consecución sin la existencia de una sólida estructura detrás a nivel financiero e institucional. Tras el descenso de categoría la mayor parte de clubs pierden gran parte de su fortaleza por traspasos o venta de futbolistas y por su decadencia económica. Lo cierto es que el Villarreal posee un soporte económico muy poderoso avalado por la familia Roig y esto hace que jugadores que descendieron hace dos años, como Mussachio, Bruno Soriano o Cani, jugasen en la categoría de plata el año pasado y permanezcan en la plantilla del equipo que acaba de conseguir la brillante clasificación europea a falta de dos jornadas de liga. Este hecho sería impensable sin la solidez estructural que comentamos. También les ha diferenciado del resto de clubs la “gestión del fracaso” que supuso el descenso de categoría, sabiendo diseccionar, analizar y afrontar las debilidades o fortalezas que caracterizaban su proyecto.

Además, fruto de esta circunstancia pudo reforzar el equipo de manera óptima con Asenjo, Giovanni o Tomás Pina, jugadores de entidad que añadidos a los que permanecían en el club han dado un poso definitivo de seguridad al resto.

Por otra parte, uno de los grandes éxitos del club es la espectacular trayectoria y trabajo desarrollado en fútbol-base merced a una fuerte inversión económica (la ciudad deportiva son 70.000 m2 y dispone de 9 campos de fútbol con una residencia de futbolistas ejemplar) que hace que el equipo amarillo cuente con unos equipos inferiores repletos de talento que se van incorporando al primer equipo: Mario Gaspar, Moi Gómez, Manu Trigueros o la perla Nahuel Leiva ya son habituales en su primer equipo.

Paralelamente a esto, la dirección técnica del club se puso en manos de un entrenador metódico y preparado: Marcelino García Toral. La continuidad y confianza en su labor ha provocado una inercia positiva y unos resultados muy brillantes.

A pesar del indudable éxito, conociendo a la cúpula directiva del club, seguro que la temporada próxima darán un salto cualitativo y volveremos a ensalzar y alabar la trayectoria del “submarino amarillo”. Tiempo al tiempo porque ambición y coherencia sobran en su proyecto.

 

    Deja un comentario