EFAD

La transición perfecta: Ernesto Valverde

28 febrero, 2014

Marcelo Bielsa es un técnico que deja huella, sin entrar en más consideraciones, pues este sería asunto de un post diferente.

Lo que es indudable es que donde ha ejercido su profesión ha habido un antes y un después del rosarino: Newell´s, Atlas, América, Vélez, Espanyol o los combinados nacionales de Argentina y Chile han sufrido los efectos del “huracán Bielsa”. El Athletic de Bilbao este verano no iba a ser una excepción y tras el abandono del técnico argentino, se instaló en el banquillo de “el Botxo” Ernesto Valverde. De hecho, en su presentación ya aludió a la dificultad del reto que afrontaba.

La elección del extremeño resulta cuando menos coherente; primero, por tratarse de un ex-jugador y entrenador del club y, segundo, por su modelo de juego. Estos dos factores, sin duda, suavizan la transición post-Bielsa. En primer lugar, Marcelo Bielsa genera antagonismos irreconciliables y una figura de la casa, como Valverde, siempre surte un efecto balsámico dentro de la idiosincrasia de Lezama y Bilbao. Por otro lado, es evidente que Valverde y Bielsa (dentro de sus numerosas diferencias) tienen apuestas no muy discordantes en su estilo futbolístico presidido por la combinación y trato exquisito de la pelota. No olvidar que Valverde fue discípulo de Johan Cruyff en su imbatible “dream team”. Estos datos seguro que fueron argumentos importantes en la decisión de la dirección deportiva del club para la contratación de Ernesto Valverde.

Nada más llegar a Ibaigane, Valverde encontró la desaparición de la columna vertebral de Bielsa (Amorebieta-Martínez-Llorente), la que le llevó a las finales de Copa y Europa League en 2011-12, todavía resonaban los gritos de “Bielsa quédate” de la grada y, a todo ello, se unía el cambio de escenario futbolístico: el NUEVO SAN MAMÉS. Evidentemente, algo iba a cambiar en Bilbao.

Siete meses después podemos decir que la transición post-Bielsa ha sido magnífica y pocos añoran al rosarino. Metodología aparte, la línea de juego está al nivel de su antecesor y a día de hoy el Nuevo San Mamés sigue disfrutando de un fútbol agradable al espectador. El técnico de Viandar de la Vera ha apostado por un 1-4-2-3-1. En la línea defensiva aparecen Aymeric Laporte y Julen Balenziaga como diferencias respecto a la temporada anterior. El central zurdo es una de las grandes sensaciones de la Liga BBVA. Los grandes clubs europeos centran sus miradas en este magnífico zaguero de tan sólo 19 años y el Mundial de Brasil puede estar en sus botas. El segundo, tras su cesión en Valladolid, ha cerrado el debate de la banda izquierda donde el equipo tuvo innumerables problemas la temporada pasada.

En medio campo, tras la venta de Javi Martínez al Bayern, el Athletic apostó por Mikel Rico. Tras su paso por multitud de equipos de la geografía española, a sus 29 años, el ex del Granada, está realizando una temporada brillante y pocos notan la diferencia con el actual discípulo de Guardiola. También llegó Beñat Etxeberría desde Sevilla, sin embargo, a diferencia de su compañero Mikel Rico, le está costando algo más aportar su calidad.

En la línea ofensiva, a pesar del fichaje de Kike Sola, es Aritz Aduriz quien ejerce de estilete habitual. Su aportación no es sólo en goles, pues aporta una dosis de intangibles de difícil cuantificación. Pero lo que destaca sobre todo es el paso adelante de Ibai Gómez. El bilbaíno, partiendo casi siempre desde la izquierda, es el máximo goleador del equipo rojiblanco: sus ocho goles convertidos (todos con su poderosa pierna derecha) son la demostración de su creciente importancia en el grupo.

De cualquier modo, la estadística refleja que el cambio de entrenador ha reportado beneficios al Athletic. Tras el triunfo en Sevilla (frente al Betis) el Athletic sigue cuarto clasificado de la Liga BBVA con 47 puntos y faltando 13 jornadas ha superado ya los 45 puntos sumados por Bielsa en su última temporada en Bilbao. Si el fin de semana próximo la escuadra de Ernesto Valverde supera al Granada también superará los puntos obtenidos en toda la temporada por el entrenador argentino, fueron 49, en su debut en el campeonato español.

    Deja un comentario