EFAD

Martino y la posesión

1 octubre, 2013

El FC Barcelona ha igualado el mejor arranque de su historia. Siete victorias consecutivas. Veintiún puntos. Pero el debate que ha surgido es si con la llegada del Tata Martino el FC Barcelona ha variado su modelos de juego.

Gerardo “Tata” Martino, en la rueda de prensa previa al partido de la Real Sociedad argumentaba que «El año pasado la posesión fue del 66 por ciento, ahora 65,8“.

Con estos números en la mano es evidente que los índices y porcentajes de posesión de la pelota del FC Barcelona desde el inicio del curso futbolístico 2013-14 son muy similares a la temporada pasada.

Si a eso añadimos que el debate planteado en la conferencia de prensa venía azuzado porque el Rayo Vallecano había superado en conservación del esférico al equipo catalán en la anterior jornada de liga y considerando que el equipo madrileño fue el tercer equipo europeo con mayor porcentaje de posesión de balón en la temporada pasada (por detrás del FC Barcelona y del actual campeón de Europa), las palabras del entrenador argentino tienen su punto de razón y hacen convenir que parece evidente que los parámetros del modelo de juego no han cambiado mucho.

1

Llegados a este punto, sería necesario precisar dos aspectos: el primero, que Martino habla de 66 por ciento, cuando el índice de posesión de balón de su equipo la temporada 2012-13 fue 69,13 por ciento. Por aquí ya existe algo de diferencia en la comparación. Existe pues, una pequeña diferencia entre el Barca de Vilanova y el actual. Por otro lado, resulta palpable que existe el propósito de “moldear el modelo”, por supuesto sin que la esencia se modifique.

Esta pretensión se refleja en las palabras de Gerard Piqué, el pasado 17 de septiembre en el previo de la primera jornada de la Liga de Campeones; “… sí que es verdad que en los últimos dos o tres años los equipos saben cómo jugamos y a veces se convierte como un partido de balonmano. Eso nos hace muy previsibles, nos roban la pelota y nos crean peligro en contragolpes. Lo único que dije es que teníamos que conseguir tener más variantes”.

Aquí está el “quid” de la cuestión del “Tata”. La búsqueda de alternativas y variantes que hagan que su equipo sea más imprevisible y por ende más difícil de controlar. Y aunque la idea sea la misma y el juego de posición sea innegociable, algo está cambiando. Martino busca un plan B, que dados los resultados (ha igualado el mejor arranque de la historia del club), parece que está cerca de encontrar.

 

    Deja un comentario